Windows Live Messenger

jueves, 17 de junio de 2010

SISTEMA DE ENFRIAMIENTO DEL MOTOR MERCEDES BENZ

El sistema de refrigeración por agua de un motor, está constituido por un circuito cerrado.
Su función no es otra, que establecer el equilibrio térmico en el motor, ya que solamente con temperaturas óptimas se consiguen las condiciones de funcionamiento ideales, es decir, un alto rendimiento y una combustión completa, lo que a su vez se traduce en una reducción de las emisiones contaminantes.

Ver Fig. 1


Elementos básicos del sistema de refrigeración:

1. Radiador
2. Panel del radiador
3. Depósito de agua
4. Manguito flexible
5. Ventilador
6. Bomba de agua
7. Termostato
8. Sensor de temperatura
9. Camisa de agua
10. Intercambiador de calor
11. Válvula regulación calefacción
Como fluido refrigerante se utiliza una mezcla de agua y de productos anticongelantes y anticorrosivos, generalmente recomendado por el fabricante del motor.

El punto de ebullición de ésta mezcla es superior al del agua, por lo que a una presión de 1,4 bars, la temperatura del refrigerante puede alcanzar los 120 °C.

La temperatura del refrigerante se mide mediante un sensor.
En función de ésta temperatura, el termostato regula la apertura y/o el cierre del circuito de refrigeración.

Con el motor frío, el termostato permanece inactivo. De éste modo se conseguirá alcanzar la temperatura de servicio del motor lo más rápidamente posible.
Sólo cuando se alcanza una temperatura determinada, el termostato abrirá el circuito para que el refrigerante circule por el radiador.


La bomba de agua, accionada mediante una correa, asegura la circulación del refrigerante por todo el circuito.
Mediante el flujo de aire que atraviesa el panel del radiador, y ocasionalmente, por el aire aspirado por el ventilador, se produce el enfriamiento del líquido.

En el interior del cuerpo de bomba se aloja la turbina o rotor, que gira por medio de una polea que recibe el movimiento del cigüeñal.
El rotor es una rueda provista de aletas y en su giro, centrifuga e impulsa el agua hacia la periferia (zona de impulsión).
Dependiendo del modelo de bomba y de la presión que se desea obtener en el circuito, los álabes de la turbina se inclinan hacia atrás en el sentido de rotación (presión baja) o hacia delante (presión alta).
El diámetro de la turbina es dependiente de la cilindrada del motor, de la velocidad de giro y de los valores de presión y caudal que se requieran para conseguir una refrigeración adecuada del motor.
El eje de la turbina (eje motor) está encajado a presión en el extremo anterior de la bomba (núcleo), donde se dispone la polea.
Para facilitar el giro del conjunto polea-eje, el eje se soporta en la carcasa por medio de cojinetes de bolas.
En los extremos de los cojinetes se incorporan retenes de sellado para evitar pérdidas de la grasa que impregna a los cojinetes.

Para impedir el paso de agua desde la turbina o rotor hacia la zona de los cojinetes, se monta una junta o arandela de hermeticidad que mediante la presión ejercida por un muelle, constantemente está adosada contra el acoplamiento del eje en la carcasa.
Esta junta de hermeticidad usualmente es de grafito.

Los álabes se disponen de forma que quede un espacio libre entre ellos y la cámara formada en el cuerpo de bomba. Este espacio o separación permitirá la circulación del agua por termosifón una vez parado el motor.
Con ello se evita, que al parar el motor, se produzca una excesiva elevación de la temperatura en las zonas más calientes del motor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada